Contactar
Logotipo de TwitterLogotipo de Facebook

“El gobierno marroquí sólo quiere que la mujer se quede en casa”

ENTREVISTA A LORENZO BENÍTEZ, DIRECTOR, PRODUCTOR Y GUIONISTA DE MADRES INVISIBLES 

Abandonadas por su familia, perseguidas por la ley y repudiadas por la sociedad. Ésta es la trágica situación a la que se enfrentan las más de 30.000 madres solteras que se quedan embarazadas en Marruecos cada año. Mientras que el hombre sigue adelante con su vida, ellas son acusadas de prostitución según el Código Penal y algunas, desesperadas, se ven abocadas a abortos irregulares o a entregar a sus hijos en adopción. El realizador y periodista Lorenzo Benítez se ha convertido en portavoz de esas mujeres a través del documental Madres Invisibles, que se proyecta el viernes en la Filmoteca de Andalucía, inaugurando la XIII Muestra de Cine Social La Imagen del Sur. La cinta fue seleccionada en Mipdoc Cannes Internatonal Pitch en 2014 por la European Documentary Network (EDN) y Miradasdoc (Tenerife) en 2013.

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO: 24 de mayo de 1973, Cádiz.

TRAYECTORIA: Lorenzo Benítez es periodista y lleva trabajando en el sector audiovisual 13 años. Desde hace cuatro trabaja con la productora 3boxmedia. Fue impartiendo unos talleres en Tetuán, a través de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, cuando conoció a las madres solteras de la Asociación 100% Mamans y quedó impactado por sus historias. 

  1. ¿Qué le empujó a rodar un documental en un país extranjero y sobre una temática tan peliaguda?

En Marruecos existen prejuicios entre las mujeres. Para ellas era más fácil hablar con un hombre extranjero que entre ellas. No están acostumbradas a que un hombre las escuche. Para ellas suponía más un psicólogo, una ventana a alguien que no las quiere juzgar. También me ayudó contar con el apoyo de mujeres clave como Claire Trichot, la presidenta de la Asociación 100% Mamans, Zoudida Boughaba, marroquí afincada en Granada, y Helena Madico (guionista y asesora de género).

2. ¿Qué problemas ha encontrado realizando el documental?

Obstáculos ha habido muchos. El primero fue técnico porque se rodó sin permisos en un barrio de Tánger. Lo tuvimos que hacer de forma discreta y eso también nos obligó a rodar en lugares donde esas mujeres se han recluido.

Otra dificultad fueron los familiares de las mujeres. Algunas querían hablar pero tenían miedo. Con ellas hemos llegado hasta donde han querido.

3. ¿Cuál cree que es la base de los estigmas y prejuicios hacia las madres solteras en Marruecos?

El sustento ideológico-político-religioso es algo que existe en todo el mundo, puesto que la mentalidad machista se canaliza a través de vías como la religión y el estado, en muchos casos ligado a la religión. Luego está la ley y el artículo 490 del Código Penal marroquí, que condena hasta a un año de cárcel a las mujeres que hayan practicado el sexo fuera del matrimonio.

4. ¿Y los hombres tampoco hacen nada por cambiar esa ley?

Los hombres allí son muy hipócritas. Es una doble moral. Se han cambiado algunas leyes bárbaras -ahora un violador va a prisión-, pero por lo general están muy condicionados por la sociedad. Algunos se casan con ellas y otros mantienen una doble vida, siempre que de cara a la sociedad nadie sepa nada.

5. ¿A qué pena se enfrentan estas madres solteras? ¿Qué ocurre con sus hijos mientras tanto?

La ley no se llega a aplicar de forma efectiva casi nunca, excepto cuando las quieren chantajear. Esto perjudica la libertad de las mujeres en Marruecos y hay mucha desprotección, sobre todo en lo que se refiere a los abortos en malas condiciones que acaban con la muerte de la madre o en su abandono.

6. ¿Qué hace la protagonista del documental para luchar contra ese rechazo social?

Mucho. Desde el punto de vista de la lucha social se ha convertido en una líder, asumiendo públicamente que es madre soltera. Tiene un discurso muy fuerte sobre su soledad, afirmando que no necesita el apoyo de un hombre. Pensó en abortar, en no tener a Safouan, su hijo, y hasta huyó de su casa. Desde entonces ha hecho un viaje muy difícil: el de abandonar su anterior vida y construir una nueva como educadora. En la actualidad da talleres de Salud Reproductiva en la zona franca de Tánger.

7. ¿Cómo reaccionan los ginecólogos hombres cuando atienden un caso de éstos? ¿Lo tratan con discreción o lo denuncian?

El Hospital Mohamed VI de Tánger tiene un protocolo bastante pionero en este sentido. Allí las atienden, mientras que en otros llaman a la policía o las insultan. Eso en Tánger ya no ocurre gracias a la labor de 100% Mamans.

8. Allí fue donde se estrenó Madres Invisibles. ¿Qué acogida tuvo?

Muy buena. Se estrenó en un cine precioso, con más de cien personas, casi todas mujeres, pero es cierto que casi no fueron autoridades. No hay que olvidar que en Marruecos hay censura y, aunque nosotros conseguimos pasarla gracias al cine, tampoco teníamos la intención de formar un escándalo. Ahora estamos en contacto con otros centros como el Instituto Cervantes de Marruecos.

9. ¿Ha servido para remover conciencias? ¿Ha cambiado algo desde entonces?

Aquí en España, sí, sobre todo para mostrar una realidad muy desconocida. En los seis festivales donde se ha proyectado ha suscitado los mismos comentarios. La gente nos decía que les había sorprendido ver lo que viven las mujeres en Marruecos, quienes al fin y al cabo tienen las mismas inquietudes que las mujeres occidentales.

En el público marroquí también he notado cambio. El comentario más común entre ellas es que quieren que se hable más del tema. Suele haber una respuesta muy combativa, pero este debate ya existe en la sociedad marroquí, entre la parte más conservadora y retrógrada y los colectivos, en su mayoría liderados por mujeres, que exigen un cambio. Lo difícil es que las mujeres que llegan al poder asuman ese discurso combativo porque, una vez llegan a lo alto, asumen el discurso oficial y critican a otras mujeres.

10. Y el gobierno marroquí, ¿cómo vive estos cambios discretamente aperturistas?

Los cambios de los últimos años corren peligro por el gobierno islamista actual, que sólo quiere que la mujer se quede en casa. Ahora, con el actual gobierno, el debate está estancado. Fue el año pasado cuando se reguló por primera vez el aborto en caso de peligro y malformación del feto. Eso fue un avance. Otro, lo que ya he mencionado contra las violaciones.

11. ¿Cuántos centros de acogida para madres solteras existen en Marruecos?

Aparte de 100% Mamans, poquísimos. Hay otro en Tánger, de las monjas de la congregación de Santa Teresa de Calcuta, y en Casablanca el estado marroquí las apoya a través de la Fundación Hassan II.

12. Parece que la monarquía sí que las apoya…

Hay una gran diferencia entre el rey y el partido que gobierna, que es integrista. Lo de la monarquía son adelantos tímidos porque tienen un gobierno integrista enfrente. En Marruecos todo va muy lento.